¡Aún queda verano! 7 razones por las que viajar en septiembre

Como todos sabéis, los meses reyes del verano son julio y agosto, pero en realidad, ¿es mejor viajar durante estos meses? Pues no necesariamente… Aunque según el destino que elijas puede no ser así, durante esos 2 meses suele haber más ajetreo y bullicio de gente en los hoteles y destinos turísticos, ya que son las fechas cuando la mayoría de mortales tienen vacaciones y por tanto, disponibilidad para viajar.

Si  buscas un ambiente más tranquilo y cuentas con flexibilidad de fechas para tu viaje, septiembre puede resultarte un mes sumamente interesante. Por ese motivo, y porque queremos reivindicar que el verano aún no ha terminado, ¡os proponemos 7 razones para hacer la maleta y viajar en septiembre!

1. Definitivamente, no hay tanta gente.

Durante el mes de septiembre hay muchísima menos gente viajando que en julio y agosto. Esto es así y es debido a que suelen ser fechas donde la inmensa mayoría de turistas ya han consumido sus vacaciones, siendo aún pronto para ellos como para hacer otra escapada. Si eres capaz de soportar la envidia que te causará ver a todos tus amigos colgando selfies de sus viajes en su facebook durante julio y agosto, en septiembre podrás consumar tu venganza 😉

Poca gente

2. Menos tráfico en las carreteras.

A medida que acaba el verano, las carreteras se van despejando, sobre todo las de destino a los lugares más turísticos. Como mucho, verás algo de tráfico en los carriles de salida. ¡Date el gustazo de ver cómo se van todos mientras tú estás a punto de llegar! Y no sólo las carreteras, también los aeropuertos y las estaciones de tren o de autobús suelen estar más despejados.

De echo, podrás olvidarte de ver imágenes como esta:

No hay tráfico en septiembre

3. Septiembre sigue siendo verano, pero sin morirte de calor.

Las temperaturas más altas suelen producirse en los meses de Julio y Agosto, pero eso no quita que en septiembre no puedas disfrutar de días calurosos. Eso sí, durante este mes es menos probable que tengas que cambiarte de camiseta 3 veces el mismo día, con las 3 duchas correspondientes, práctica habitual por muchos en los meses de más calor. Sí, en septiembre hacer calor, pero ¡también sentirás esa brisa suave de verano que te ayudará a llevarlo mucho mejor! 🙂

Buen tiempo en septiembre

4. Un mes mucho más barato para viajar.

Es una realidad que en el noveno mes del año bajan los precios, ya que no se considera temporada alta. Al tener una menor ocupación, los hoteles suelen hacer muchas ofertas de última hora, reduciendo sus tarifas para atraer a los que aún no se han ido de vacaciones. Por ello, este mes es ideal para encontrar auténticos chollos. Podrás permitirte aquél destino u hotel tan espectacular, sin gastarte una gran fortuna.

Euros

5. Es perfecto para descansar física y mentalmente.

La mayor parte de veraneantes ya están de vuelta a casa y tú, que acabas de llegar a tu destino, podrás disfrutar de entornos mucho más tranquilos y relajantes. Serán las mismas playas, chiringuitos, piscinas, restaurantes y paseos que los que hay durante todo el verano, pero sin tanta gente a tu alrededor. Porque a veces y sin darnos cuenta, volvemos de vacaciones más cansados de lo que nos fuimos, situación que suele darse si se viaja durante temporadas altas. Eso no te pasará si viajas durante una época del año más tranquila, o al menos, la sensación no será tan marcada.

Septiembre relax

6. Las playas suelen estar más limpias.

Si escoges un destino de sol y playa habrás dado en el clavo. Al haber menos aglomeraciones de turistas, la suciedad general disminuye y te darás cuenta de que las playas y el agua del mar están mucho más limpios, además de poder dar paseos tranquilos a las orillas sin tener que hacerte camino entre la multitud. Ya solo te quedará hacer 2 de cosas: ¡estirar la toalla y disfrutar de tu verano!

Playa limpia

7. El invierno se te hará más corto.

Septiembre es el mes del fin de las vacaciones, de la vuelta a la rutina y al trabajo e incluso para algunos, de la depresión postvacacional :-P. Pero, ¿y si lo conviertes en justo todo lo contrario? Si te encanta el verano y no quieres despedirte de él tan rápido, viajando en septiembre podrás alargarlo y así, conseguirás que el invierno tarde un poco más en llegar a tu mente.

¿Cuál es tu mes favorito para viajar en verano? ¡Cuéntanoslo más abajo! ;D

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *