¡Nos vamos a Cabárceno! Ésta ha sido la experiencia de Gloria

¡Hola!

Qué ganas de hacer un viajecito en Semana Santa, ¿verdad? En pocos días muchos de vosotros podréis disfrutar del primer puente de 2016. Esta fecha es ideal para irse de vacaciones, y más aún si tienes la posibilidad de aprovecharte de chollos como los que puedes encontrar en nuestra web.

Uno de los destinos más populares que sabemos que te encanta, y que también es uno de nuestros favoritos, tiene un aroma muy natural y una esencia de libertad muy especial. ¡Correcto! Estamos hablando del Parque de la Naturaleza de Cabárceno, un espacio ubicado en el municipio de Villacarriedo. Se trata de una especie de zoológico diferente, donde encontrarás animales en semilibertad.

Resulta que nuestra compañera Gloria, del departamento de Atención al Cliente ha podido disfrutar de unos días libres entre llamada y llamada y se ha ido al norte de la Península. ¿Y qué mejor manera que explicar su viaje con una cholloexperiencia para daros consejos de qué ver en Cantabria? Si además, quieres visitar el parque de Cabárceno, no te puedes perder todo lo que nos cuenta. ¡Presta atención!

Gloria en Cabárceno
Una fotografía del viaje de Gloria en Cantabria

************************

Antes de empezar a explicar mi experiencia en Cabárceno me gustaría presentarme, ya que es la primera vez que me toca contar mi viaje. Soy Gloria, del departamento de Atención al Cliente y es posible que alguna vez haya hablado contigo por teléfono :-).

Un día recibí una llamada de un cliente interesado en un chollo en Cantabria que incluía la entrada al parque natural de Cabárceno y yo, que soy una amante de los animales y me enamoro de cualquier bolita de pelo, quedé encantada con la idea de un parque de animales que contase con espacios abiertos para albergar a la fauna.

Así que… ¡dicho y hecho! Después de cuadrar la agenda con mi pareja y guardar en el maletero del coche las maletas, pusimos rumbo a nuestro próximo destino: Cantabria.

Paisaje Cantabria
¡Qué ganas de contemplar el paisaje de Cantabria!

PRIMER DÍA DE VIAJE

Primera parada en nuestro viaje a Cantabria: Bilbao

El viernes a primerísima hora estábamos mi pareja y yo rumbo al norte, con muchas ganas de comprobar con nuestros propios ojos si Cantabria era tan encantadora como nos habían dicho.

De camino por la carretera, el cartel con los próximos destinos nos desvió de nuestro camino principal y nos llevó a una ciudad que no entraba en nuestro itinerario: Bilbao.

Nunca había estado en la capital vasca y no podía dejar la posibilidad de visitar esta localidad, ya que pasábamos por allí. Después de cinco horas de viaje que por cierto, se me hicieron un poco pesadas, llegamos al centro. El olor de los ricos pintxos despertó el rugir de nuestros estómagos y no pudimos resistir la tentación de sentarnos en uno de los restaurantes de la zona.

Gloria con el Guggenheim de fondo
Gloria con el Museo Guggenheim a sus espaldas

Una vez comimos, decidimos dar un paseo por el casco antiguo y visitar algunos de los puntos turísticos de Bilbao, como el Museo de Guggenheim y el estadio de San Mamés.

¡Por fin llegamos a la posada La Venta de Quijas!

Sobre las cinco de la tarde, partimos hacia Quijas, lugar donde se encontraba el alojamiento en Cantabria en el que habíamos hecho nuestra reserva, no sin antes prometer que volveríamos a Bilbao con más tiempo.

¡Qué grata sorpresa al llegar a la posada La Venta de Quijas! De hecho, nos esperábamos un lugar mucho más sencillo, pero estábamos equivocados ya que no faltaban ni pequeños detalles ni servicios.

Habitación la Posada Ventas de Quijas
La habitación de Gloria en la posada La Venta de Quijas

La Venta de Quijas es una gran casa antigua, perfectamente reformada y situada al lado de la carretera principal. ¿Lo mejor? Las vistas a los verdes montes: ¡preciosos! En conclusión, nada que envidiar a los hoteles rurales en Cantabria.

La recepción y atención del personal del alojamiento fue excelente. Después de llegar y entregar toda la documentación correspondiente, fuimos a nuestra habitación para dejar todo nuestro equipaje y descansar un poco del largo viaje.

Una vez recuperamos fuerzas, dimos un paseo por el pequeño pueblo de Quijas y a tomar algo a un bar/restaurante, ubicado a 200 m, que nos recomendó el recepcionista. Cenamos de lujo y a un precio ideal. ¡Todo un acierto! Por último, ¿sabes cómo finalizó el día? Correcto, en la cama.

SEGUNDO DÍA DE VIAJE

Pasando el día en el Parque Natural de Cabárceno

Recuerdo el momento exacto en el que sonó el despertador y fui consciente de que había llegado la hora de visitar Cabárceno, el motivo principal por el que habíamos emprendido el viaje.

Como si me hubiese vuelto una niña pequeña, impaciente por descubrir su regalo, me arreglé lo más rápido que pude y salí junto a mi novio rumbo a este precioso parque natural.

Al llegar, el personal del lugar nos entregó el mapa y el tique, sin necesidad de bajar del coche. ¡Y a la aventura! Cerdos, burros, cabras… ¡incluso osos, elefantes y tigres!

Oso en Cabárceno
El oso nos estaba esperando sentado

Todos ellos se encontraban al aire libre. Sí que es cierto que su área estaba delimitada, pero la extensión de terreno era considerable y los animales están mucho mejor que en un zoológico convencional.

Si tuviese que elegir mi favorito, escogería con los ojos cerrados los leones. Para mí, fue una grata sorpresa verlos en un espacio tan abierto, en lugar de estar tras unas vitrinas. Durmiendo, peleándose o haciéndose mimos entre ellos. ¡Qué monada!

Por otro lado, recomiendo a todo aquel que vaya de viaje a Cabárceno que visite el área de los avestruces, los animales más simpáticos, sin lugar a dudas, junto a las jirafas. Éstas estarán encantadas de hacerse una fotografía contigo. Eso sí, cuidado, porque si no tienen comida, podrían picarte :-O.

Avestruz picando a Gloria
Yo era de las que no llevaba comida y…¡me picó! 🙁

Otro de los animales que nos impresionó, tanto a mi pareja como a mí, fueron los gorilas. A pesar de no verlos en un hábitat natural (no salen al exterior a no ser que la temperatura sea superior a los 13 grados), tuvimos la suerte de coincidir con el momento en el que sus cuidadores les hacían una visita. Fue super curioso ver lo que se parecen a las personas.

Una visita fugaz a Suances y rumbo a casa

Finalmente, y tras una fugaz visita al terrario (no apto para cardíacos) nos fuimos del parque invadidos por la tristeza. Eso sí, ahí no acababa todo. No podíamos volver a casa sin visitar la localidad costera de Suances y a pesar de ser finales de invierno, tomarnos un helado mientras dábamos una vuelta por su paseo marítimo. ¡Ojalá hubiese sido verano para bañarme en alguna de sus playas!

Una vez se puso el sol, volvimos al hotel para descansar. Al día siguiente, después de tomar un buen desayuno, tuvimos que despedirnos con mucha nostalgia de Cantabria y el parque natural de Cabárceno para afrontar las seis horas de vuelta.

Marchando de Quijas
¡Adiós Quijas!

Si tuviese que hacer un resumen sería: ¡repetiremos seguro!

Qué viaje más entretenido el de Gloria, ¿verdad? ¿Has estado alguna vez en Cabárceno? Si es así, ¿cuál es la zona que más te gustó? ¡Tenemos muchas ganas de leer tus comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *